Chistes - Monólogos

Publicado por Laura
Votalo:
Puntos: 5

Navidad, dulce Navidad


Ha llegado la Navidad. A escasos días para que nos juntemos alrededor de la mesa para ponernos ciegos de todo eso que nos engorda, se respira ese algo, no sabemos qué, que nos dice que es Navidad.
¿Serán por las interminables colas del supermercado? Ya se sabe que llegar al 24 de diciembre y no tener la despensa llena de polvorones, mantecados, peladillas, turrones, panettones y demás delicatessen está prohibido. ¿Qué estás segura que de nuevo sobrará? Da igual, hay que tenerlos y si para ello tienes que esperar media mañana para que te cobren lo haces. Es Navidad!
Y qué decir de la búsqueda de regalos, te has olvidado del cumpleaños de tu suegra, hace nada ha sido el aniversario de tus padres, tu hijo ha estado de Santo hace unas semanas y tu padre pone la misma cara de ilusión ante un regalo que ante una bolsa de basura. Pero tú te armas de valor y te lanzas en la búsqueda del regalo perfecto porque si. Porque es Navidad!
A todo esto no te olvides de ir por la calle con una sonrisa de oreja a oreja, sonriendo a todo aquel que ha decidido disfrazarse de Papá Noel y desear Felices fiestas a diestro y siniestro, a pesar de que para ti no son fiestas ni son nada. No lo olvides es Navidad.
Llega la comida familiar, tu cuñado sigue creyéndose tan simpático como el año pasado y decide contar los mismos chistes pero tú como no, sonríes porque no lo olvides: Es Navidad.
Después de todo esto si de regalo recibes una horribles zapatillas de casa, una bufanda que nunca usarás porque pica como si fuera un estropajo, o una colonia que te marea nada más abrirla, no te enfades. Lo importante es estar feliz y sonreír por doquier porque ya lo sabes: Es Navidad.
Y sin casi darte cuenta llegará el momento de despedir el año, como las uvas aunque te den alergia, brinda con champán aunque después de duela el estómago y no olvides ponerte ese precioso vestido de fiesta aunque te mueras de frío. Si eres hombre no dejes de colgarte al pescuezo una elegante pajarita. Que te ahoga, no importa, recuerda: Es Navidad.
Y que decir de las cenas de empresa que si o si hay que hacer por Navidad. Después de ver a tu jefe y al pesado de tu compañero durante todo el día ahora resulta que también te tienes que sentar en una mesa con ellos ¿Qué por qué? Pues porque si todavía no te has enterado. Es Navidad.
Si llegado el 1 de enero sigues vivo después de tanta emoción, no desesperes, sólo queda el día de Reyes. Procura no dejarte un diente en el simpático regalito que esconde en su interior y relájate.
Al día siguente amanecerás y tu calendario recién estrenado te dirá que por fin: Ya no es Navidad!


Monologos de Navidad







Relacionadas: textos graciosos monologos navidad



(c) 2011 - 2019 MegaChistes.com | Feeds | Política de Cookies
ACEPTO
Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación, publicidad, redes sociales de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta es que permite su uso. Más información